La santina. Himno de la santina. Virgen de Covadonga. 100% astur.

La santina. Himno de la santina. Virgen de Covadonga.
El papa Juan Pablo II rindiendo culto a la Santina, Virgen de Covadonga

La Santina. Patrona de Asturias. Virgen de Covadonga.

Himno de la Santina.

Bendita la Reina de nuestra montaña,
que tiene por trono la cuna de España
y brilla en la altura más bella que el sol.
Es Madre y es Reina. Venid peregrinos,
que ante ella se aspiran amores divinos
y en ella está el alma del pueblo español.

Dios te salve, Reina y Madre
del pueblo que te corona
y entre cánticos que entona
te da el alma y corazón.
Causa de nuestra alegría,
vida y esperanza nuestra,
bendice a la patria y muestra
que sus hijos tuyos son.

Como la estrella del alba
brilla anunciando la gloria
y es el pórtico tu gruta
del templo de nuestra historia.
Ella es el cielo y la patria,
y el heroísmo y la fe.
Y besa el alma de España
quien llega a besar su pie.

¡Virgen de Covadonga, virgen gloriosa!
flor del cielo que aromas nuestra montaña,
tú eres la más amante, la más hermosa.
¡Reina de los que triunfan, Reina de España!
Nuestros padres sus ojos a ti volvieron,
y una patria adivinó,
con tu nombre en los labios por ti lucharon,
con tu amor en las almas, por ti vencieron.

La Santina. La basílica de Santa María la Real y la batalla de Covadonga.

La Santina es el apelativo cariñoso con que los devotos de la Patrona de Asturias conocen a su Virgen de Covadonga

La Virgen de Covadonga (Cangas de Onís) y la Virgen del Acebo (Cangas del Narcea) son las dos vírgenes pretéritas del oriente y occidente del Principado de Asturias, respectivamente.

Ambas vírgenes, la Santina y la del Acebo cuentan con fieles devotos que peregrinan a sus capillas cada año para renovar sus votos, en una tradición milenaria que ido pasando de generación en generación.

himno de la santina, virgen de covadonga, basilica de santa maria la real de covadonga, DESCUBRIENDO A DIOS

La basílica de santa María la Real de Covadonga, en concreto, se ubica en un idílico marco, en los legendarios Picos de Europa,  lugar de maravillosos y recónditos parajes, origen de mitos y leyendas, refugio para aquellos que buscar refugiarse del mundo y recuperar el ansiado equilibrio entre sus remotos parajes, y destino también de exploradores expertos en alta montaña de todo el mundo, que encuentran en sus cumbres agrestes metas de las que presumir a sus nietos.

himnjo de la santina, virgenm de covadonga, himno de la virgen de covadona 2, baslicia de santa maria la real de covadonga, DESCUBRIENDO A DIOS

El origen del culto generalizado a la Santina, la Virgen de Covadonga, se remonta a la afamada batalla de Covadonga, en torno al año 720 (718-722) d.C., cuando los indómitos astures comandados por don Pelayo alcanzaron, contra todo pronóstico, una aplastante victoria sobre las muchísimo más numerosas tropas invasoras sarracenas.

Y digo «aplastante», porque el punto de inflexión de esa victoria sin paliativos de los aguerridos astures fue precisamente el momento en que, confinados en la cueva sagrada de la mismísima virgen, y rodeados por todos los flancos por los sarracenos mucho mejor armados, encomendaron sus vidas a Dios. 

Entonces ni hondas ni lanzas ni flechas ni espadas sarracenas fueron capaces a traspasar el umbral de la cueva de la Virgen de Covadonga, la Santina, como protegida por una invisible cortina de energía, y luego un súbito desprendimiento de rocas tuvo lugar que sepultó a buena parte de las tropas sarracenas, originando un caos y un descontrol entre los supervivientes de aquellas mermadas tropas, que los astures aprovecharon para contratacar, expulsando a las huestes musulmanas de la región para siempre. 

la-santina-batalla-de-covadonga-virgen-de-covadonga-descubriendo-a-dios

Aquél rumor de dicha batalla de Covadonga, así como la divina intervención de la Santina,  corrió rápidamente como la pólvora entre los pueblos y tierras circundantes, y en torno al recién coronado rey Pelayo y su incipiente ejército, comenzaron a aglutinarse muchos otros, cientos, miles, que iniciaron una cruzada por toda la península hasta expulsar a las últimas tropas musulmanas con la rendición de Granada, el 4 de enero de 1.492, culminando la Reconquista unos 770 años después de aquella batalla de Covadonga donde la Santina, virgen de Covadonga, volteó las tornas.

rey-pelayo-la-santina-batalla-de-covadonga-virgen-de-covadonga-3-descubriendo-a-dios
El Rey Pelayo fue enterrado en la cueva de la Santina de Covadonga.

La Santina y la batalla de Covadonga en las Crónicas de Albelda, de tiempos del Rey Alfonso III.

Al Qama entró en Asturias con 187 000 hombres. Pelayo estaba con sus compañeros en el monte Auseva y que el ejército de Alkama llegó hasta él y alzó innumerables tiendas frente a la entrada de una cueva. El obispo Oppas subió a un montículo situado frente a la cueva y habló así a Pelayo: «Pelayo, Pelayo, ¿dónde estás?». El interpelado se asomó a una ventana y respondió: «Aquí estoy». El obispo dijo entonces: «Juzgo, hermano e hijo, que no se te oculta cómo hace poco se hallaba toda España unida bajo el gobierno de los godos y brillaba más que los otros países por su doctrina y ciencia, y que, sin embargo, reunido todo el ejército de los godos, no pudo sostener el ímpetu de los ismaelitas, ¿podrás tú defenderte en la cima de este monte? Me parece difícil. Escucha mi consejo: vuelve a tu acuerdo, gozarás de muchos bienes y disfrutarás de la amistad de los caldeos». Pelayo respondió entonces: «¿No leíste en las Sagradas Escrituras que la iglesia del Señor llegará a ser como el grano de la mostaza y de nuevo crecerá por la misericordia de Dios?». El obispo contestó: «Verdaderamente, así está escrito». […] Tenemos por abogado cerca del Padre a Nuestro Señor Jesucristo, que puede librarnos de estos paganos […]. Alqama mandó entonces comenzar el combate, y los soldados tomaron las armas. Se levantaron los fundíbulos, se prepararon las hondas, brillaron las espadas, se encresparon las lanzas e incesantemente se lanzaron saetas. Pero al punto se mostraron las magnificencias del Señor: las piedras que salían de los fundíbulos y llegaban a la casa de la Virgen Santa María, que estaba dentro de la cueva, se volvían contra los que las disparaban y mataban a los caldeos. Y como a Dios no le hacen falta lanzas, sino que da la palma de la victoria a quien quiere, los caldeos emprendieron la fuga…
 
Crónica de Abelda
la-santina-batalla-de-covadonga-virgen-de-covadonga-rey-pelayo-1-descubriendo-a-dios

¿Te ha gustado la historia de La Santina, Virgen de Covadonga?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Otras oraciones a la Virgen María

Santo Rosario

Misterios del Rosario. Letanías de la Virgen María.

Oración a la Virgen de Fátima

Oh Virgen Santísima, nuestra señora de Fátima

¡Recibe en tu correo el evangelio de hoy y las lecturas del día!

Evangelios, salmos, reflexiones, oraciones de la mañana, oraciones de la noche... ¡y muy pronto también los mejores PODSCAST! Todo al alcance de un click. 🙂

¡Recibe en tu correo el evangelio de hoy y las lecturas del día!

Evangelios, salmos, reflexiones, oraciones de la mañana, oraciones de la noche... ¡y muy pronto también los mejores PODSCAST! Todo al alcance de un click. 🙂
Sí, quiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *