Lecturas del dia / Evangelio de hoy Martes 26 de mayo de 2020

LECTURAS DE HOY, lunes 26 de mayo de 2020. 7ª semana de Pascua.

Evangelio de hoy. Lectura del día del santo evangelio según san Juan (17,1-1a):

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo: «Padre nuestro, ha llegado la hora, glorifica a tu Hijo Eterno, para que tu Hijo Eterno te glorifique y, por el poder que tú le has dado sobre toda carne, dé la vida eterna a los que le confiaste.

Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo.

Yo te he glorificado sobre la tierra, he coronado la obra que me encomendaste. Y ahora, Padre nuestro, glorifícame cerca de ti, con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes que el mundo existiese.

He manifestado tu nombre a los hombres que me diste de en medio del mundo. Tuyos eran, y tú me los diste, y ellos han guardado tu palabra.

Ahora han conocido que todo lo que me diste procede de ti, Padre nuestro, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste, y ellos las han recibido, y han conocido verdaderamente que yo salí de ti, y han creído que tú me has enviado.

Te ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por éstos que tú me diste, y son tuyos. Sí, todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y en ellos he sido glorificado. Ya no voy a estar en el mundo, pero ellos están en el mundo, mientras yo voy a ti.»

Palabra de Dios

«Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo.»

Evangelio de hoy y su reflexión.

El evangelio de hoy del apóstol san Juan refleja una escena íntima entre el Hijo Eterno y su Padre nuestro, donde Jesús define la vida eterna con su característica accesibilidad.

«Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesús»

Pero, si nos detenemos a reflexionar un momento, más allá de la apariencia inicial de su definición,

«que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesús»

la idea de la vida eterna que Él nos revela, en este pasaje del evangelio de hoy de san Juan apóstol, conlleva una segunda capa de información mucho más profunda que es vital, nunca mejor dicho, entender:

«Conocer a Dios»

Conocer a Dios es dejar de mirar hacia afuera para observar hacia dentro. Para abrir de par en par nuestro corazón y ordenarlo liberándolo de todo aquello innecesario que, como en cualquier hogar, ha venido acumulándose con el transcurrir del tiempo, ensuciando y ocupando un espacio que no permite, en ocasiones, apreciar la claridad que entra candorosamente cada mañana por las ventanas.

Esa claridad es la claridad de Dios. Esa luz es su Luz. Esa esencia es la firma de su Creación. El sello y prueba indeleble de que somos los hijos amados de Dios.

Un movimiento y un reposo, una armonía espiritual que nos hace sentir bien. Nos hace sentir plenos.

Y entonces, al volver la vista afuera uno se da cuenta de que en realidad lo que está fuera no es sino una extensión de que está dentro de nosotros. Una extensión de la Gracia del Padre nuestro que nos desborda.

Conocer a Dios no significa pretender abarcar racionalmente una idea de por sí inabarcable e inconcebible. Conocer a Dios significa detenerse a sentir con el corazón.

Aquietarse hasta sentir ese pulso de Dios que habita en nosotros, que nos da la vida. Sentir como su luz y su abrigo nos embarga y reconforta, nos blinda frente a las tinieblas y la soledad, frente al desaliento y la adversidad. Y entonces continuar con nuestras vidas pero teniendo bien presente quien somos.

Somos los Hijos del Padre nuestro que nos ama y nos envuelve.

Sentir en el corazón esa indescriptible sensación que se extiende por nuestro mundo entero es sentir a Dios. Sentir a Dios es conocerlo.

Y, como nos recuerda el apóstol san Juan en su santo evangelio de hoy:

«Conocer a Dios es la vida eterna»

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Salmo del día, 26 de mayo de 2020. 7ª semana de Pascua

Salmo 67, 10-11.20-21

R/. Reyes de la tierra, cantad a DIOS

 

Derramaste en tu heredad,

oh Dios, una lluvia copiosa,

aliviaste la tierra extenuada

y tu rebaño habitó en la tierra que tu bondad,

oh Dios, preparó para los pobres. R/.

Bendito el Señor cada día,

Dios lleva nuestras cargas,

es nuestra salvación.

Nuestro Dios es un Dios que salva,

el Señor Dios nos hace escapar de la muerte. R/.

Primera de las lecturas de hoy, 26 de mayo de 2020. 7ª semana de Pascua.

Lectura del día del libro de los Hechos de los apóstoles (20,17-27):

En aquellos días, desde Mileto, mandó Pablo llamar a los presbíteros de la Iglesia de Éfeso. 

Cuando se presentaron, les dijo:

«Vosotros sabéis que todo el tiempo que he estado aquí, desde el día que por primera vez puse pie en Asia, he servido al Señor con toda humildad, en las penas y pruebas que me han procurado las maquinaciones de los judíos.

Sabéis que no he ahorrado medio alguno, que os he predicado y enseñado en público y en privado, insistiendo a judíos y griegos a que se conviertan a Dios y crean en nuestro Señor Jesús.

Y ahora me dirijo a Jerusalén, forzado por el Espíritu Santo.

No sé lo que me espera allí, sólo sé que el Espíritu Santo, de ciudad en ciudad, me asegura que me aguardan cárceles y luchas.

Pero a mí no me importa la vida; lo que me importa es completar mi carrera, y cumplir el encargo que me dio el Señor Jesús:

ser testigo del Evangelio, que es la gracia de Dios.

He pasado por aquí predicando el Reino del Padre nuestro, y ahora sé que ninguno de vosotros me volverá a ver. Por eso declaro hoy que no soy responsable de la suerte de nadie: nunca me he reservado nada; os he anunciado enteramente el plan de Dios

Palabra de Dios

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

¡Recibe en tu correo el evangelio de hoy y las lecturas del día!

Evangelios, salmos, reflexiones, oraciones de la mañana, oraciones de la noche... ¡y muy pronto también los mejores PODSCAST! Todo al alcance de un click. 🙂

¡Recibe en tu correo el evangelio de hoy y las lecturas del día!

Evangelios, salmos, reflexiones, oraciones de la mañana, oraciones de la noche... ¡y muy pronto también los mejores PODSCAST! Todo al alcance de un click. 🙂
Sí, quiero