Lecturas de hoy y su reflexión, martes 10 de noviembre de 2020.

Lecturas de hoy, martes 10 de noviembre de 2020. 32º semana del Tiempo Ordinario

Lecturas de hoy; el santo evangelio según san Lucas (17, 7-10):

En aquel tiempo, dijo el Señor:

«Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: «En seguida, ven y ponte a la mesa»?

¿No le diréis: «Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú»?

¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado?

Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: «Somos unos humildes siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.»»

"Somos unos humildes siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer."

Evangelio de hoy y su reflexión.

La primera de las lecturas de hoy, 10 de noviembre, puede prestarse a la mala interpretación a causa del tono y su aspereza, recursos que, sin embargo, Jesús empleaba en numerosas ocasiones para captar la atención de sus seguidores y animarles a madurar sus palabras para ir más allá de su apariencia.

“Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, yo estoy entre vosotros como el que sirve”. —Lc 22:27

Es en ese sentido en que Jesús se refiere a nosotros, a Sí Mismo el primero, como los siervos de la parábola del evangelio de hoy de san Lucas, quienes, sabedores de nuestra filiación con Dios, y siempre desde nuestro libre albedrío y plena consciencia, elegimos servir libres de toda coacción y movidos por el corazón a Dios Padre, a nuestro Abba.

Y de tal modo predica y nos anima a predicar Jesús el Justo con su ejemplo, hasta el punto de llegar a entregar su propia vida de motu propio para cumplir la voluntad de su amado Padre.

“Así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”. —Mt 20:28

Nuestro actuar en el día a día, igual que el de un siervo por su buen amo, no debiera estar determinado por la obligación del cumplimiento de una serie de tareas que al menos por subsistencia debemos sacar adelante cada día, sino por el esfuerzo voluntario y la determinación de querer ir más allá de nuestros quehaceres cotidianos. 

Por nuestra abnegación y el reconocimiento de infinito amor y gratitud desde lo más profundo de nuestro corazón hacia Dios, nuestro fiel amante y Creador, que nos empuja a luchar por construir un mundo cada día mejor, a no rendirnos en nuestro compromiso de aportar siempre un poquito más de lo que teóricamente nos corresponde, empezando por nuestra esfera más cercana. Desde ya mismo.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy, martes 10 de noviembre de 2020. 32º del Tiempo Ordinario

Salmo 36, 3-4.18.23.27.29

R/. El Señor es quien salva a los justos

R/. Confía en el Señor y haz el bien,
habita tu tierra y practica la lealtad;
sea el Señor tu delicia,
y él te dará lo que pide tu corazón.
 R/.

El Señor vela por los días de los buenos,
y su herencia durará siempre.
El Señor asegura los pasos del hombre,
se complace en sus caminos. R/.

Apártate del mal y haz el bien,
y siempre tendrás una casa;
los justos poseen la tierra,
la habitarán por siempre jamás. R/.

El Señor asegura los pasos del hombre, se complace en sus caminos.

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-great-joshua-earle

Lecturas de hoy, martes 10 de noviembre de 2020. 32º del Tiempo Ordinario.

Primera lectura del día de la primera carta del apóstol san Pablo a Tito (2, 1-8. 11-14):

Habla de lo que es conforme a la sana doctrina.

Di a los ancianos que sean sobrios, serios y prudentes; que estén robustos en la fe, en el amor y en la paciencia.

A las ancianas, lo mismo: que sean decentes en el porte, que no sean chismosas ni se envicien con el vino, sino maestras en lo bueno, de modo que inspiren buenas ideas a las jóvenes, enseñándoles a amar a los maridos y a sus hijos, a ser moderadas y púdicas, a cuidar de la casa, a ser bondadosas y sumisas a los maridos, para que no se desacredite la palabra de Dios.

A los jóvenes, exhórtalos también a ser prudentes, presentándote en todo como un modelo de buena conducta.

En la enseñanza sé íntegro y grave, con un hablar sensato e intachable, para que la parte contraria se abochorne, no pudiendo criticarnos en nada. Porque ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres, enseñándonos a renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y a llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa.

Aguardando la dicha que esperamos: la aparición gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo. Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y para prepararse un pueblo purificado, dedicado a las buenas obras.

Palabra de Dios

¿Te han gustado las lecturas de hoy, el evangelio del día y su reflexión?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy, el evangelio de cada día. ¡No te lo pierdas!

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-general
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email