Lecturas de hoy y su reflexión, jueves 12 de noviembre de 2020.

Lecturas de hoy y su reflexión, jueves 12 de noviembre de 2020. 32º semana del Tiempo Ordinario

Lecturas de hoy; el santo evangelio según san Lucas (17,20-25):

En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús:

«¿Cuándo va a llegar el reino de Dios?».

Jesús les contestó:
«El reino de Dios no viene aparatosamente, ni dirán: “Está aquí”
o «“Está allí”, porque, mirad, el reino de Dios está en medio de vosotros».

Dijo a sus discípulos:
«Vendrán días en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis.

Entonces se os dirá: “Está aquí” o “Está allí”; no vayáis ni corráis detrás, pues como el fulgor del relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día.

Pero primero es necesario que padezca mucho y sea reprobado por esta generación».

el reino de Dios está en medio de vosotros

Evangelio de hoy y su reflexión.

En la primera de las lecturas de hoy, del santo evangelio según san Lucas, Jesús el Justo nos habla acerca del reino de Dios.

«¿Qué día vendrá el reinoNo vendrá con una espera. No se dirá: «Helo aquí, helo allá», sino que el reino del Padre está extendido por todos los confines del universo, y los hombres no lo ven»

Los discípulos y los fariseos parecen no comprender bien las dimensiones de las palabras de Jesús. Y no lo comprenden doblemente, ni en cuanto al concepto de lo que es el reino de Dios, reos como son de una concepción terrenal de ese reino de Dios, supeditado a la imagen tradicional de un reino hegemónico en la tierra abanderado por el ansiado mesías, ni tampoco en el subsiguiente concepto de temporalidad «¿cuando?» toda vez que, si ya está aquí, si siempre lo ha estado, ¿cómo es que no impera, cómo es que no ven sus estandartes, ni se manifiesta físicamente su dominio? 

«El reino del Padre es semejante a un hombre que quería matar a un gran personaje. Entonces sacó la espada en la casa, y la hundió en el muro de piedra, para saber si sería lo bastante segura. Entonces, mató al gran personaje.»

Ellos no lo entienden, pero Jesús insiste

el reino de Dios está en medio de vosotros

¿Dónde? Insisten ellos empeñados en acotar con el sentido de la vista algo que es inaprensible a los ojos. Porque el reino de Dios lo embarga todo, todo pertenece a Dios, nada hay fuera de Él, todo emana de Él y Él retorna, como un eterno movimiento y reposo que fluye desde Dios y que retorna a la vez a Él mismo.

La fuente que no deja nunca de manar.

“¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué podré compararlo? Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas.”. —Lc 13, 18-21

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy, jueves 12 de noviembre de 2020. 32º del Tiempo Ordinario

Salmo 145, 6c-7. 8-9a. 9bc-10

R/. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob

R/. El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente,
hace justicia a los oprimidos,
da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos.
 R/.

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos.
El Señor guarda a los peregrinos. R/.

Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad. R/.

El Señor asegura los pasos del hombre, se complace en sus caminos.

lecturas-de-hoy-evangelio-del-dia-y-su-reflexion-biblia-cristianismo-great-bruno-nascimento

Lecturas de hoy, jueves 12 de noviembre de 2020. 32º del Tiempo Ordinario.

Primera lectura del día de la primera carta del apóstol san Pablo a Filemón (7-20):

Querido hermano:

He experimentado gran gozo y consuelo por tu amor ya que, gracias a ti, los corazones de los santos han encontrado alivio.

Por eso, aunque tengo plena libertad en Cristo para indicarte lo que conviene hacer, prefiero apelar a tu caridad, yo, Pablo, anciano, y ahora prisionero por Cristo Jesús. Te recomiendo a Onésimo, mi hijo, a quien engendré en la prisión, que antes era tan inútil para ti, y ahora en cambio es tan útil para ti y para mí. Te lo envío como a hijo.

Me hubiera gustado retenerlo junto a mí, para que me sirviera en nombre tuyo en esta prisión que sufro por el Evangelio; pero no he querido retenerlo sin contar contigo: así me harás este favor, no a la fuerza, sino con toda libertad.

Quizá se apartó de ti por breve tiempo para que lo recobres ahora para siempre; y no como esclavo, sino como algo mejor que un esclavo, como un hermano querido, que si lo es mucho para mí, cuánto más para ti, humanamente y en el Señor.

Si me consideras compañero tuyo, recíbelo a él como a mí. Si en algo te ha perjudicado y te debe algo, ponlo en mi cuenta: yo, Pablo, te firmo el pagaré de mi puño y letra, para no hablar de que tú me debes tu propia persona.

Sí, hermano, hazme este favor en el Señor; alivia mi ansiedad, por amor a Cristo.

¿Te han gustado las lecturas de hoy, el evangelio de hoy y su reflexión?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, el evangelio del día. ¡No te lo pierdas!

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-general
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email