Lecturas de hoy y su reflexión, miércoles 2 de diciembre de 2020

Lecturas de hoy y su reflexión, miércoles 2 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento

Lecturas de hoy; el santo evangelio según san Mateo 15, 29-37:

En aquel tiempo, Jesús, se dirigió al mar de Galilea, subió al monte y se sentó en él.
Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los ponían a sus pies, y él los curaba.

La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y daban gloria al Dios de Israel.

Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:
«Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino».

Los discípulos le dijeron:
«¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?».

Jesús les dijo:
«¿Cuántos panes tenéis?».

Ellos contestaron:
«Siete y algunos peces».

Él mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, pronunció la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete canastos llenos.

¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?

Evangelio de hoy y su reflexión.

En la primera de las lecturas de hoy, del santo evangelio según san Mateo, se narra una escena en la que Jesús sube a lo alto de un monte y aguarda sentado a cuantos acudían a él

“Venid a mí los que estáis cansados y agobiados”.

Y subían las gentes y los ponían a sus pies. A ellos, enfermos, tullidos, poseídos, mellados —que representan metafóricamente en su conjunto a los desdichados que decidieron alejarse del camino de Dios—. Entonces, el simple gesto de ponerlos a los pies de Jesús simboliza la renuncia de esos enfermos a la fatal arrogancia del ego, la demostración de profunda humildad del que al fin reconoce que nada hay fuera de Abba, sino tinieblas y oscuridad. 

Ellos, al ser depositados a sus pies, retornan simbólicamente al camino de La Luz y el Amor, el camino de Dios. Se pliegan a él porque se reconocen en Él y lo abrazan.

En la segunda parte del pasa de san Mateo emplea a las gentes comunes que hasta allí acudían a verlo para reforzar otra vez el mismo mensaje. A estos aparentemente no les cura porque no lo necesitan. Pero sí que hace algo con ellos. Les alimenta el espíritu, toda vez que lo merecieron, al aguardar allí, tres días completos en ayuno (lo que a la vez simboliza la preparación y disposición del propio cuerpo para recibir esa maravillosa y salvifica energía del Espíritu), sin preocuparse por nada.

No os preocupéis de la noche a la mañana por lo que vestiréis.

Entonces los panes y los peces simbolizan el alimento espiritual que reciben después de su preparación. 

A los extraviados los devuelve al camino. Y los que ya estaban encaminados les alimenta el Espíritu. Y lo hace además mandándolos sentarse, no de pie, ni arrojados sobre el suelo, sentados, como él, equiparándoles Jesús a él mismo —otra metáfora de que se encuentran entonces en el mismo plano del espíritu—, dándole todo el protagonismo y ceremonial a esa comida que no solo no se ágora, sino que sobra. Y sobraría aun si hubieran sido mil más. El espíritu de Abba.

Mirad que YO SOY la fuente que no deja de manar.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, miércoles 2 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento​

Salmo 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6

R/. Habitaré en la casa del Señor por años sin término

R/. El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.
 R/.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mi,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.

El Señor asegura los pasos del hombre, se complace en sus caminos.

lecturas-de-hoy-y-su-reflexion-evangelio-del-dia-biblia-cristianismo-great-cameron-venti-unsplash

Lecturas de hoy y su reflexión, miércoles 2 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento​

Primera lectura del día del libro de Isaías 25, 6-10a:

En aquel día, preparará el Señor del universo para todos los pueblos,
en este monte, un festín de manjares suculentos,
un festín de vinos de solera;
manjares exquisitos, vinos refinados.

Y arrancará en este monte
el velo que cubre a todos los pueblos,
el lienzo extendido sobre a todas las naciones.
Aniquilará la muerte para siempre.

Dios, el Señor, enjugará las lágrimas de todos los rostros,
y alejará del país el oprobio de su pueblo
—lo ha dicho el Señor—.

Aquel día se dirá: «Aquí está nuestro Dios.
Esperábamos en él y nos ha salvado.
Este es el Señor en quien esperamos.
Celebremos y gocemos con su salvación,
porque reposará sobre este monte la mano del Señor».

¿Te han gustado las lecturas de hoy, el evangelio de hoy y su reflexión?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, el evangelio del día. ¡No te lo pierdas!

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-general
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email