Lecturas de hoy y su reflexión, sábado 21 de noviembre de 2020

Lecturas de hoy y su reflexión, sábado 21 de noviembre de 2020. 33º semana del Tiempo Ordinario

Lecturas de hoy y su reflexión; el santo evangelio según san Lucas (20,27-40):

En aquel tiempo, se acercaron algunos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y preguntaron a Jesús:

«Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano». Pues bien, había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último, también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer».
Jesús les dijo:

«En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección.

Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos».

Intervinieron unos escribas: «Bien dicho, Maestro». Y ya no se atrevían a hacerle más preguntas.

No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos

Evangelio de hoy y su reflexión.

En la primera de las lecturas de hoy, del santo evangelio según san Lucas, Jesús el Justo se ve abordado por unos saduceos que, incrédulos de la Resurrección y creyéndose más listos que el Justo, tratan de ponerlo en un aprieto y ridiculizarlo. 

Sin embargo lo único que logran es quedar ellos mismo en evidencia, toda vez que sus comentarios denotan, amén de su escepticismo, una pobreza intelectual merecedora, a la vista está, de quedar reflejada en el evangelio de hoy para la posteridad.

Por lo pronto, no entienden la diferencia entre los planos carnales y espirituales. Los saduceos que abordan a Jesús no son capaces a diferenciar entre lo perteneciente a la densidad de la carne y la sutileza progresiva de lo espiritual tras la transición de la muerte física.

De hecho, los saduceos ni siquiera creen en la resucitación, en la vuelta a la vida en nuestro templo físico (el cuerpo), construido especialmente para albergar y proteger lo más sagrado: el sanctasantorum (el hálito eterno e inmortal de Dios, su Espíritu Santo derramado sobre todos, nuestra esencia primera, nuestro auténtico ser, que emana de Él y a Él esta destinada a retornar). 

¿Cómo iban a entender, entonces, estos saduceos de las lecturas de hoy, el concepto de resurrección, la capacidad de transcender la muerte física para asomar a un plano superior, etérico, mucho más allá de la ilusión de la carne y sus limitaciones? 

En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección.

Resucita Lázaro (también la hija de Nairo y el hijo de la viuda de Naim) al cuarto día de su muerte, los preceptivos por los judíos para declarar muerto por descomposición al cuerpo, fruto de la resucitación por la intermediación de Jesús y la gracia de DiosQuien además llora conmovido ante Marta y María, las hermanas de Lázaro. Y es, además, una de las dos únicas veces en que lo vemos emocionarse tan explícitamente en las escrituras, junto con el día en que Jesús llora al ver la ciudad de Jerusalén.

«“Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano”. Jesús, al verla llorar (a María, hermana de Lázaro) y al ver llorar a los judíos que la acompañaban, se conmovió hasta lo más hondo y preguntó: 

“¿Dónde lo han puesto?” Le contestaron: “Ven, Señor, y lo verás”. 

Jesús profundamente conmovido todavía, se detuvo ante el sepulcro, que era una cueva sellada con una losa. Entonces dijo Jesús: “Quiten la losa”. 

Pero Marta, la hermana del que había muerto, le replicó: “Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días”. 

Le dijo Jesús: “¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?” 

Entonces quitaron la piedra. Jesús levantó los ojos a lo alto y dijo: “¡Lázaro, sal de ahí!”. Y salió el muerto, atados con vendas las manos y los pies, y la cara envuelta en un sudario.»

Resucitan Lázaro, la hija de Jairo y el hijo de la viuda de Naim en el plano físico, al devolverles Abba la lustre a su Templo (reviviendo su cuerpo humano para que vuelva a ser habitable), ante el asombro de los judíos y la incredulidad de los saduceos, quienes corren a cuchichear con los fariseos y el sanedrín, Caifás, su líder, a la cabeza. 

“¿Qué vamos a hacer? Porque este hombre hace muchos milagros. Si dejamos que siga así, todos pondrán su fe en él y los romanos vendrán y nos quitarán tanto nuestro lugar santo como nuestra nación” —Juan 11:47,48

Y resucita Jesús de entre los muertos, como fue profetizado, pero no como consecuencia de la resucitación (volver atrás a antes de la muerte física, pero no estar exento de volver a experimentarla de nuevo más adelante), sino de la resurrección (triunfo del ser sobre la muerte física o carnal). 

Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección.

Y lo hace como prueba y testimonio de la vida eterna y el amor infinito de Dios, para que todos crean aunque sea a consecuencia de ver.

«¿Has creído porque me has visto? Felices los que no han visto y aun así creen”. —San Juan 20:29

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy, sábado 21 de noviembre de 2020. 33º del Tiempo Ordinario

Salmo 143, 1bcd. 2. 9-10

R/. ¡Bendito el Señor, mi alcázar!

R/. Bendito el Señor, mi Roca,
que adiestra mis manos para el combate,
mis dedos para la pelea.
 R/.

Mi bienhechor, mi alcázar,
baluarte donde me pongo a salvo,
mi escudo y refugio,
que me somete los pueblos. R/.

Dios mío, te cantaré un cántico nuevo,
tocaré para ti el arpa de diez cuerdas:
para ti que das la victoria a los reyes,
y salvas a David, tu siervo, de la espada maligna. R/.

Mi bienhechor, mi alcázar, baluarte donde me pongo a salvo, mi escudo y refugio,

lecturas-de-hoy-evangelio-del-dia-y-su-reflexion-biblia-cristianismo-great-mohamed-nohassi

Lecturas de hoy, sábado 21 de noviembre de 2020. 33º del Tiempo Ordinario.

Primera de las lecturas del día del libro del Apocalipsis 11: 4-12

Me fue dicho a mí, Juan:

«Aquí están dos testigos míos, estos son los dos olivos y los dos candelabros que están ante el Señor de la tierra. Y si alguien quiere hacerles daño, sale un fuego de su boca y devora a sus enemigos; y si alguien quisiera hacerles daño, es necesario que muera de esa manera. Estos tienen el poder de cerrar el cielo, para que no caiga lluvia durante los días de su profecía, y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre y para herir la tierra con toda clase de plagas siempre que quieran.

Y cuando hayan terminado su testimonio, la bestia que sube del abismo les hará la guerra y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres yacerán en la plaza de la gran ciudad, que se llama espiritualmente Sodoma y Egipto, donde también su Señor fue crucificado. Y gentes de los pueblos, tribus, lenguas y naciones contemplan sus cadáveres durante tres días y medio y no permiten que sus cadáveres sean puestos en un sepulcro. Y los habitantes de la tierra se alegran por ellos y se regocijan y se enviarán regalos unos a otros, porque los dos profetas fueron un tormento para los habitantes de la tierra».

Y después de tres días y medio, un espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos, y se pusieron de pie, y un gran temor cayó sobre quienes los contemplaban.

Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía:
«Subid aquí».

Y subieron al cielo en una nube, y sus enemigos se quedaron mirándolos.

¿Te han gustado las lecturas de hoy, el evangelio de hoy y su reflexión?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, el evangelio del día. ¡No te lo pierdas!

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-general
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email