Lecturas de hoy y su reflexión, jueves 3 de diciembre de 2020

Lecturas de hoy y su reflexión, jueves 3 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento

Lecturas de hoy; el santo evangelio según san Mateo 7,21. 24-27:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande».

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena

Evangelio de hoy y su reflexión.

En la primera de las lecturas de hoy, del santo evangelio según san Mateo, Jesús el Justo recalca la imperiosa necesidad de vivir en el evangelio y practicarlo necesariamente sin reservas no ya día a día, sino en cada momento, que bien pudiera ser en realidad el último. 

Y vivir y practicar sin reservas el evangelio día a día implica, no solo saborear -por supuesto- cada instante al máximo, siendo como debemos ser conscientes de la fugacidad de esta vida terrenal que disfrutamos por la Gracia de Dios Padre y confiando en sus designios a cada paso,

No os preocupéis de la noche a la mañana por lo que vestiréis

sino que implica, también y sobre todo, tener siempre presente y actuar en cada momento de acuerdo a nuestro compromiso cristiano.

Sed {de espíritu} sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda {al acecho} como león rugiente, buscando a quien devorar.

Y nuestro compromiso pasa por mantenernos siempre en el camino que Jesús el Justo nos marcó: 

Un camino de Amor sin reservas, de sacrificio voluntario y abnegación. De misericordia y rectitud, de fey perseverancia. De libertad y valentía; la libertad y valentía que nos confiere la sabiduría de la Verdad última:

Que somos hijos de Dios, que existimos por su infinita Gracia y Amor, que la Vida Eterna es su herencia para con nosotros y que, por tanto, a nada ni nadie hemos de temer.

Conoced la Verdad, y la Verdad os hará libres.

Libres para ser, libres para actuar sin miedos ni reservas

Abba es mi Luz y Salvación; ¿a quién temeré? Abba es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor? 

Libres para cumplir con nuestro compromiso cristiano, un compromiso que es arduo y complicado, toda vez que nos exige actuar siempre en virtud de lo correcto y no de lo conveniente.

Lo correcto y no lo conveniente.

Y he ahí precisamente donde radica la auténtica exigencia de ese compromiso cristiano al que nos referimos: La costosa elección de sacrificarse en muchas ocasiones para priorizar lo correcto en lugar de permanecer en nuestra zona de confort mirando hacia otra parte, obviando nuestro deber, los votos de nuestro compromiso. Excusándolos con unas u otras justificaciones indulgentes que nos eviten el trago de actuar debidamente.

Pero esa indulgencia no es sino el primer paso de un camino que conduce inmediatamente hacia la dejadez, y a esa dejadez la sucede luego la corrupción, y finalmente el mal y la oscuridad.

Sed {de espíritu} sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda {al acecho} como león rugiente, buscando a quien devorar.

Oscuridad como la de los escribas y fariseos, de ayer y de hoy, que eligen olvidar su compromiso y el papel que les corresponde para con sus hermanos en favor de la vanidad y de la soberbia, de la buena vida y la charlatanería desde púlpitos lustrados, manipulando y sojuzgando por encima del hombro a todos los fieles, devotos y temerosos de Dios, que se acercan humildemente a la cátedra de Moisés en busca de guía e instrucción acerca de cómo proceder.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, jueves 3 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento

Salmo 117, 1 y 8-9. 19-21. 25-27a

R/. Bendito el que viene en nombre del Señor

R/. Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres,
mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los jefes.
 R/.

Abridme las puertas de la salvación,
y entraré para dar gracias al Señor.
Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.
Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mí salvación. R/.

Señor, danos la salvación;
Señor, danos prosperidad.
Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
el Señor es Dios, él nos ilumina. R/.

Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia

lecturas-de-hoy-y-su-reflexion-evangelio-del-dia-biblia-cristianismo-great-mi-pham-unsplash

Lecturas de hoy y su reflexión, jueves 3 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento

Primera lectura del día del libro de Isaías 26, 1-6

Aquel día, se cantará este canto en la tierra de Judá:

«Tenemos una ciudad fuerte,
ha puesto para salvarla murallas y baluartes.
Abrid las puertas para que entre un pueblo justo,
que observa la lealtad;
su ánimo está firme y mantiene la paz,
porque confía en ti.

Confiad siempre en el Señor,
porque el Señor es la Roca perpetua.
Doblegó a los habitantes de la altura,
a la ciudad elevada;
la abatirá, la abatirá
hasta el suelo, hasta tocar el polvo.

La pisarán los pies, los pies del oprimido,
los pasos de los pobres».

¿Te han gustado las lecturas de hoy, el evangelio de hoy y su reflexión?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, el evangelio del día. ¡No te lo pierdas!

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-general
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email