Lecturas de hoy y su reflexión, viernes 4 de diciembre de 2020

Lecturas de hoy y su reflexión, viernes 4 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento

Lecturas de hoy; el santo evangelio según san Mateo 9,27-31:

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando:
«Ten compasión de nosotros, hijo de David».

Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo:
«¿Creéis que puedo hacerlo?».

Contestaron:
«Sí, Señor».

Entonces les tocó los ojos, diciendo:
«Que os suceda conforme a vuestra fe».

Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente:

«¡Cuidado con que lo sepa alguien!».
Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

Que os suceda conforme a vuestra fe

Evangelio de hoy y su reflexión.

En la primera de las lecturas de hoy, del santo evangelio según san Mateo, nos relata la escena en que dos ciegos salen al encuentro de Jesús y lo persiguen hasta la puerta de su casa apelando a su compasión para que les devuelva la vista. Lo que nos transmite dos claros mensajes complementarios entre sí.

Por lo pronto, la propia curación por medio de la fe. No necesariamente una fe en Dios, ni en su Amor por la creación, ni en la vida eterna, ni en la progenitura del Señor sobre todos nosotros y el destino último que guarda para nosotros…  En este caso la fe podría reducirse perfectamente en la creencia de que alguien, en este caso Jesús, puede curarles. Y con tal propósito abordan al Justo en mitad del camino, igual que quizá podrían haber abordado a un impostor de creer  que podría curarles.

«Jesús, maestro, ten compasión de nosotros»

Los ciegos apelan a la compasión de Jesús y persiguen al justo hasta su propia casa. Entonces Jesús el Justo les hace una pregunta muy clara. 

«¿Creéis que puedo hacerlo?»

Jesús no afirma que él sea capaz, ni les inquiere para preguntarles acerca de nada más allá de si creen que puede hacerlo. 

Sí, Señor

Entonces Jesús les toca los ojos y afirma con rotunda claridad

“Conforme a vuestra fe os sea hecho”. 

Conforme su fe sea hecho. No necesariamente en virtud del poder de Dios, no por la fundamental intervención de Jesús, el Hijo del Hombre. Sino por su fe.

Y se les abrieron los ojos

Entonces llega la parte de la historia de las lecturas de hoy verdaderamente transcendental cuando, severamente, Jesús les ordena guardarlo en secreto

¡Cuidado con que lo sepa alguien!

Pero ellos desobedecen y hablan de Jesús por todas partes. Esto podría resultar confuso para mucha gente, toda vez que cabría pensar, en principio, que Jesús tuviera interés en que se supiera cuanto más mejor de sus actos divinos. 

Pero el mensaje de Jesús no va en este sentido. Él les pide que guarden silencio en el sentido en que no se extravíen con los impíos y los excépticos en discutir su curación, toda vez que fue su firme fe la que la obró,

“Conforme a vuestra fe os sea hecho”.

no vaya a ser que las críticas, las difamaciones y las burlas y desprecios de los incrédulos, terminen por resquebrajar esa fe suya, por hacerles dudar, instalando en sus corazones las dudas, el miedo y la incertidumbre, y vayan a perderse de Dios nuevamente en un mar de tinieblas (ceguera).

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, viernes 4 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento​

Salmo 26, 1. 4. 13-14

R/. El Señor es mi luz y salvación

R/. El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar? 
 R/.

Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo. R/.

Espero gozar de la dicha del Señor
en el país de la vida.
Espera en el Señor, sé valiente,
ten ánimo, espera en el Señor. R/.

El Señor asegura los pasos del hombre, se complace en sus caminos.

lecturas-de-hoy-y-su-reflexion-evangelio-del-dia-biblia-cristianismo-great-cameron-venti-unsplash

Lecturas de hoy y su reflexión, viernes 4 de diciembre de 2020. 1ª semana de Adviento​

Primera lectura del día del libro de Isaías 29, 17-24

Esto dice el Señor:
«Pronto, muy pronto,
el Líbano se convertirá en vergel,
y el vergel parecerá un bosque.

Aquel día, oirán los sordos las palabras del libro;
sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos.
Los oprimidos volverán a alegrarse en el Señor,
y los pobres se llenarán de júbilo en el Santo de Israel;
porque habrá desaparecido el violento, no quedará rastro del cínico;
y serán aniquilados los que traman para hacer el mal:
los que condenan a un hombre con su palabra,
ponen trampas al juez en el tribunal,
y por una nadería violan el derecho del inocente.

Por eso, el Señor, que rescató a Abrahán,
dice a la casa de Jacob:
“Ya no se avergonzará Jacob,
ya no palidecerá su rostro,
pues, cuando vean sus hijos mis acciones en medio de ellos,
santificarán mi nombre,
santificarán al Santo de Jacob
y temerán al Dios de Israel”.

Los insensatos encontrarán la inteligencia
y los que murmuraban aprenderán la enseñanza».

¿Te han gustado las lecturas de hoy, el evangelio de hoy y su reflexión?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Lecturas de hoy y su reflexión, el evangelio del día. ¡No te lo pierdas!

DESCUBRIENDO-A-DIOS-evangelio-de-hoy-lecturas-del-dia-general
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email